Central eléctrica, Múnich

La lograda revitalización de un sector industrial

La antigua planta de cogeneración del barrio muniqués de Obersendling se erigió en 1961 como central térmica de gas de pruebas. Después de una explosión ocurrida en 1999, el edificio cayó en desuso durante varios años. Con la venta a un inversor privado en 2010, maduró la determinación de conservar el edificio gracias a su sin­gular encanto y pese a los posibles inconvenientes de una recons­trucción.  

Conservación de la arquitectura original
La central eléctrica dispone de un volumen espacial impresionante y fascina por el carácter único de los espacios. En Kare Design GmbH se encontró al arrendatario gancho para las primeras seis plantas del edificio. El carácter difícil y auténtico de la central eléctrica era exactamente lo que buscaba la empresa para presentar y vender sus productos. El objetivo de los nuevos arrendatarios: no optimizar la superficie a cualquier precio, sino conservar la arquitectura original. Por eso se conservaron dos de los enormes huecos del techo por los que una vez se pasaron los intercambiadores de calor. En la actualidad, en uno de estos huecos se encuentra el ascensor panorámico con cabina de cristal. Las relaciones variables entre los niveles ofrecen una experiencia de espacio muy especial. La vieja grúa de carga, los cuadros de distribución, los cables y los aisla­dores evocan la época de actividad de la planta de cogeneración. Las espléndidas oficinas diáfanas de las cinco plantas de la zona de la torre ofrecen unas vistas imponentes. Aquí es donde sobre todo las empresas del sector de la creatividad encuentran su nuevo hogar. El impresionante armazón de acero de la estructura por­tante y la altura de los techos de hasta cinco metros hacen de este edificio un lugar muy singular de Múnich. Las chime­neas de 80 metros de altura representan un punto de referencia importante visualmente, un símbolo del barrio muniqués de Obersendling.  

Habilitación del edificio y diseño de la fachada
Durante la revitalización de la parte existente de difícil modificación, la habilitación de los accesos con ascensores y escaleras y la integra­ción de los requisitos técnicos de climatización y prevención de incendios supusieron un gran desafío para arquitectos y planificadores técnicos. La nueva fachada de gran superficie de elementos metálicos desplegados de aluminio anodizado en tono bronce mate refleja, con los materiales y el color, la esencia original de la central térmica de gas de pruebas. 

Instalación eléctrica
Esta central eléctrica de Múnich está equipada con el mecanismo interruptor clásico LS 990 de JUNG. El diseño atemporal con marco estrecho encaja armoniosamente con el entorno; en blanco alpino puro da unos toques de claridad y pureza. Como variante de superficie, el LS 990 surte un efecto especialmente estético sobre hormigón liso o piedra natural. 

Símbolo de Obersendling
Tras la reconstrucción, la central eléctrica de antaño vuelve a desempeñar un papel importante dentro del barrio. Gracias al nuevo uso, se conserva un fragmento de la historia de la industria de Múnich para el público general. Esto radica también en la oferta gastronómica y en la espléndida terraza de la azotea con vistas a los Alpes. El barrio muniqués de Obersendling tiene por delante un mayor desarrollo en el futuro. En una superficie de 9 hectáreas visibles desde la central eléctrica, pronto empezará la construcción del nuevo barrio “Am Südpark”. Con la antigua central eléctrica como vecino directo, ya existe ahora un destacado punto de referencia urbano con un activo pasado.
Fotos : Philipp Engelhardt, deltahoch3, Foto: Sascha Kletzsch

Diseños y tecnologías utilizados